Por Gretty Alcocer Resultado de imagen para WORDPRESS PNG LOGO

 

Cada vez que sucede me digo que la próxima será diferente. Me prometo que la próxima voy a protestar, voy a confrontarlo, voy a defenderme, pero cada vez que sucede me ocurre lo mismo. La situación me abruma, me aterra y me paralizo. Así que me diga lo que me diga, nunca he podido evitar que abusen de mí.

Esta vez ni siquiera le vi la cara. Yo reaccioné demasiado lento y él demasiado rápido. Antes de que yo pudiera hacer algo, él ya se había logrado mezclar entre el gentío. En un camión atestado de hombres, ¿cómo reconocer al culpable? Pudo haber sido cualquiera y todos están aquí encerrados conmigo. De repente, algo tan trivial como un viaje en transporte público se convierte en una situación amenazadora e inquietante. De repente, llegar al trabajo y estar rodeada de caras conocidas me brinda una sensación de alivio. No pRecuento de los dañosasó nada me repito una y otra vez, engañándome.

Si pasó.

Pasó algo.

Pasó todo.  

A pesar de querer olvidarlos, el recuerdo y las sensaciones regresarán a mí a lo largo del día y estoy segura que lo harán por semanas. Y sí, después de un tiempo se irán, pero no del todo. Nunca del todo. Se refugiarán en algún rincón de mi mente, siempre al acecho. Inconscientemente, guiarán mis pasos, regirán mis decisiones y dictaminarán mi vida. Cual parásito, se alimentarán de mis aspiraciones, de mis pasiones y de mis miedos; afectarán mi vida sexual, mi sueño, mi paz, el de mi madre, el de mi hermana, el de mis amigas, mis vecinas. No, no se irán. Nunca se irán.

Basta como ejemplo, que con la proliferación de parásitos, algunos cuidados que tenía al arreglarme para salir, se han convertido en verdaderas obsesiones para mí. Antes de salir de casa, debo asegurarme una y otra vez que llevo los audífonos conmigo, debo checar que el escote no esté tan bajo, que el tatuaje no llame tanto la atención, que la blusa no sea demasiado transparente, ¡Ay! debí bajarle al maquillaje, mejor me cambio el brasier, ¡Coño! ¿Por qué sigo comprando blusas entalladas?

Y lo sé. Sé que no es mi culpa, sé que no debería sentirme y actuar así, sé que no debería dejar que la ansiedad me consuma de esta manera. Sé que no necesito blusas sueltas, sé que me encanta como me maquillo, sé que no debería lastimar mis oídos con la música tan alta. Pero lo que sé no logra vencer a lo que siento o más bien, a lo que no quiero sentir. Así que le subo todo el volumen a la música y bajo la mirada, esperando en vano que esta vez el ritual de resultado.

Ya hay demasiados parásitos en mi sistema, me están enfermando, me están matando. No soportaría uno más.

Categories: Soy Violeta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.